Introducción

Nació Jheronimus van Aken. Bosch era profundamente religioso y se convirtió en miembro del grupo católico conservador, la Hermandad de Nuestra Señora. En 1463, cuando Bosch era un adolescente, 's-Hertogenbosch casi fue destruida por un gran incendio. Es probable que este evento haya influido en sus representaciones del Infierno, vistas tan vívidamente en el Tríptico del carro de heno. Uno puede encontrar la moralidad en muchas de sus obras de arte, y sus trípticos a menudo se leen de izquierda a derecha, explicando los errores del hombre y luego conduciendo al castigo resultante que se les entrega. Muchos historiadores han discutido sobre diferentes elementos de la carrera de Bosch durante siglos, pero hoy en día la mayoría cree que simplemente estaba abordando el contenido religioso de una manera típica de la época. Sin embargo, su característica única era la forma en que trabajaba expresivamente,El infierno , por ejemplo, aparece varias veces dentro de su trabajo y Bosch fue capaz de llevar un drama y una conmoción a su audiencia de una manera que les advirtió directamente de los peligros de llevar una vida inmoral.

Bosch construyó un gran estudio que le permitió incluir una gran cantidad de detalles en estos paneles, muchos de los cuales tendrían varios metros de altura. El detalle y la imaginación fueron los sellos distintivos clave de su éxito, y sus extrañas y maravillosas criaturas continúan asombrando a los seguidores del arte en la actualidad. También hay algo majestuoso y tradicional en el formato del tríptico, que conecta con la era respetada del arte del norte de Europa desde la época de Van Eyck hasta la dinastía de la familia Bruegel. Estas fueron creaciones de múltiples caras que tenían la intención tanto de entretener como de educar, alentando al espectador a seguir el camino moral correcto. Una serie de tres paneles correría de izquierda a derecha en un formato aproximadamente cronológico, explicando los errores iniciales, seguidos por el castigo resultante. Los elementos simbólicos mostrarían cómo se podría haber buscado el camino correcto, pero también nos ayudan a identificar ejemplos en nuestras propias vidas de los peligros potenciales que nos esperan. Bosch quería atraer a las masas a través de su trabajo, por lo que centrarse en los campesinos rurales ayudó a todos a conectarse con los mensajes que él había propugnado.

El propio artista ha logrado atraer al público moderno, a pesar de que su carrera transcurrió hace unos quinientos años. Los investigadores de los Países Bajos continúan descubriendo nueva información sobre sus pinturas, lo que nos deja un conocimiento considerable sobre su obra, aunque relativamente pocas se atribuyen a su nombre. La mayoría resume su carrera hasta los trípticos clave que siguen siendo sus contribuciones más famosas, y Haywain es uno de ellos. Ofreció algo ligeramente diferente dentro del Renacimiento del Norte, que traspasó los límites del contenido y el estilo, lo que provocó que algunos se sorprendieran por sus representaciones honestas y agresivas. También ayudó a influir en cómo los artistas posteriores cubrirían estos mismos mensajes bíblicos, proporcionando una atmósfera diferente dentro del arte europeo. Son sus criaturas individuales que adornan muchos de estos grandes paneles las que más nos emocionan, extrañas invenciones surrealistas que de alguna manera parecerían contemporáneas todos estos años después. A continuación, examinamos el tríptico Haywain en detalle, un panel a la vez, y buscamos los significados específicos de cada elemento de esta compleja composición de principios del siglo XVI.

Sentido

El significado que se encuentra dentro de The Haywain Triptych es la necesidad de que la humanidad siga el camino correcto. Esto se muestra más claramente en el panel del reverso, que muestra a un anciano caminando literalmente por un camino, mientras que un perro persistente intenta distraerlo de su viaje. Si bien esto se refiere a la tentación y el peligro, los paneles interiores van mucho más allá y revelan la dura realidad de la vida de aquellos que ya han sucumbido. El caos asegura dentro del panel central, por ejemplo, cuando el mal comienza a hacerse cargo, y el verdadero castigo se entrega en el panel de la derecha, con el Infierno esperando a todos aquellos que han pecado. Tal vez como muestra de la importancia de las alas del panel exterior, Bosch decidió representar al buhonero completamente en color, cuando normalmente esta sección de un tríptico estaría completamente en grisalla, o escala de grises como muchos lo llamarían ahora. El carro de heno ofrece emoción y energía al entusiasta ocasional, y un significado mucho más profundo con capas de simbolismo y moralidad para aquellos dispuestos a mirar un poco más de cerca.

"... En su gran bondad, nos dio este pajar por completo para que lo disfrutemos en paz, sin peleas ni conflictos. Pero todos quieren una gran porción, Fleming, alemán y francés. Cada uno quiere la mejor parte del buen pajar para sí. .." Van den Hopper Hoys, 1460-1470

¿Qué es un carro de heno?

Un carro de heno es esencialmente un vagón de heno, donde se pueden transportar grandes cargas de heno en un vehículo con ruedas, tirado por varios caballos. Dentro de la representación de Bosch, que se encuentra en la parte superior del panel central, encontramos una escalera que se usa para subir a la alta pila de heno. Las propias ruedas atrapan una serie de figuras debajo, mientras se produce el caos. El comentario general de Bosch se refiere a la búsqueda de bienes materiales y riquezas, y la forma en que esto daña el comportamiento humano, llevándonos hacia el dolor y el sufrimiento que se encuentran en el panel siguiente a la derecha. El propio heno se ha utilizado como término de argot para el infierno en algunos idiomas. Simbólicamente, el carro de heno dentro de esta interpretación está siendo conducido a nuestra derecha por una serie de figuras grotescas, con humanos siguiéndolos detrás, aparentemente intoxicados por sus propias mentes perdidas.

Descripción

También tiene persianas pintadas. El tríptico fue originalmente propiedad del rey Felipe II de España y se exhibió en su Palacio de El Escorial. El panel central fue posteriormente propiedad separada de Isabel II de España, el panel izquierdo fue adquirido por el Museo del Prado de Madrid, mientras que el panel derecho permaneció en El Escorial. No fue hasta 1914 que las tres tablas del tríptico volvieron a juntarse en el Prado, donde actualmente se encuentra el tríptico. Una copia cuelga en El Escorial. La pintura está llena de imágenes cristianas y detalles vívidos y de pesadilla por los que el Bosco es famoso. El primer panel muestra a Dios arrojando ángeles del cielo, donde se convierten en insectos. También muestra la creación de Adán y Eva, su tentación por parte del Diablo y su posterior expulsión del Jardín del Edén. El panel principal representa el carro de heno del título, con un enorme vagón de heno rodeado de diferentes tipos de personas que están cometiendo varios pecados. Se muestra a Cristo mirándolos desde arriba.

El carro de heno está siendo tirado por una variedad de demonios mitad humanos, y estos continúan en el panel de la derecha. Esto muestra una escena que es un Infierno de fuego o el Día del Juicio Final. Está lleno de demonios que torturan a pecadores humanos desnudos y semidesnudos. Algunos de los demonios también están construyendo un par de torres. Las contraventanas exteriores del tríptico, que se revelan cuando se cierran los paneles, están pintadas en color con una versión de una pintura anterior de Bosch, The Wayfarer , a veces también conocida como The Peddler. El tríptico Haywain es muy similar en composición a dos trípticos anteriores de Hieronymus Bosch, El jardín de las delicias .y El Juicio Final. Hieronymus Bosch fue un artista holandés que pasó toda su vida en la ciudad de 's-Hertogenbosch, de donde deriva el nombre de Bosch. Este proyecto se produjo justo al final de la vida del artista y muestra todo su desarrollo artístico, ya que muchos de los temas que se presentan aquí se han tratado varias veces antes en otras obras de arte.

Paneles interiores del tríptico Haywain

El tríptico funciona tanto de izquierda a derecha, cuando está abierto, como de arriba hacia abajo dentro de los paneles individuales. Como es típico de este formato artístico, el panel central tiene prácticamente la misma altura que sus alas, pero alrededor del doble de ancho. Esto permite que las dos alas se encuentren en el medio, lo que luego cierra el tríptico y muestra la obra de arte en los postigos. Los tres paneles interiores tienen poco menos de un metro y medio de altura, con cada centímetro lleno de detalles. Varias historias diferentes se colocan verticalmente en cada panel como parte de una historia que se basa en temas de la Biblia. También hay una consistencia compositiva en los tres paneles interiores, con escenas del cielo que cubren los tercios superiores y luego una plétora de figuras basadas en la tierra en el resto de cada panel. Esto difiere de algunos de sus otros trípticos, donde el diseño de cada panel podría ser completamente diferente de sus componentes vecinos. El Museo del Prado, Madrid, exhibe hoy la obra de arte completa y está abierta al público, aunque durante varios años los paneles individuales fueron propiedad y se exhibieron por separado.

La génesis del mal y la pérdida del paraíso

Este panel presenta cuatro escenas claras, a saber, La Caída de los Ángeles Rebeldes, la Creación de Eva, la Caída del Hombre y la Expulsión del Paraíso. El contenido dentro del panel de la izquierda sienta perfectamente las bases para todo lo que sigue a medida que nos desplazamos a la derecha hacia las otras dos obras de arte verticales. Todos los que aparecen en esta pieza están atrapados en su propio mundo, han perdido su dirección y no pueden ver los errores de sus caminos. Solo se miran entre ellos, no al espectador. El Génesis del mal y la pérdida del paraíso se completa predominantemente en tonos brillantes de verde y azul con un exuberante follaje alrededor que habla de cómo debía ser la vida antes de los pecados de Adán y Eva. Sus propios errores se muestran dentro de esta pieza, pero el impacto de esos errores se guarda para más adelante. Dios mismo aparece en lo alto, y como con Cristo en la próxima iteración, su presencia es ignorada. Es entonces en el Infierno al final, donde la presencia se pierde por completo, que se produce el caos y el mal comienza a tomar el control. Los artistas visuales pudieron comunicar la Biblia de una manera tan efectiva, lo que generó una gran demanda de sus servicios.

el carro de heno

Dentro de la pieza central del tríptico encontramos a Cristo siendo atendido únicamente por un ángel. Todos los demás debajo están peleando por lo mejor del pajar para su propio beneficio. El propio carro de heno viaja de izquierda a derecha, en dirección a la representación del Infierno en el siguiente panel. Los campesinos locales se lanzan desesperadamente a bordo, ya que son conducidos por una serie de figuras grotescas. Su ignorancia hacia Cristo mientras luchan por la riqueza material conduce a su caída final, de la que tal vez no se den cuenta, pero todos podemos presenciar desde la distancia. La investigación sobre la cultura de las tierras bajas ha descubierto cómo la hierba, y de hecho el heno, a veces se consideraba un resumen directo de la vida humana, y cómo va y viene en un ciclo, tal como lo vemos en esta serie de pinturas. Aquellos que miren de cerca este conjunto de obras de arte encontrarán muchos más pecados además de la codicia, incluyendo la lujuria y la envidia. Este panel ilustra hábilmente cómo el hombre puede estar ciego ante sus fallas, y también ante el camino que ha tomado, hasta que es demasiado tarde.

Infierno (Haywain Triptch)

Aquí descubrimos el sufrimiento y la pena provocados por los errores que se han acumulado en los dos paneles anteriores. Claramente, el hombre se ha desviado del camino correcto como se indica en los paneles de las persianas, y ahora se debe aplicar el castigo. Encontramos al hombre mismo apuñalado, mordido y maltratado por criaturas de pesadilla que se deleitan con su poder. Las llamas corren libremente en la mitad superior de la composición, representando el mismo infierno pero también recordándonos el horror vivido por el propio artista durante su infancia, cuando su casa familiar se quemó. Muchas de las extrañas criaturas más las posturas y acciones que se encuentran en este panel nos vinculan con los surrealistas del siglo XX, donde se animaba a la imaginación a correr libremente. Se han presentado varias opiniones sobre cuándo se completó esta obra de arte.

Paneles de persiana exterior

Los paneles exteriores del tríptico a menudo han sido descuidados por los historiadores del arte, servidos como una nota al margen de la misma manera que un anverso y un reverso pueden tratarse con dibujos famosos. De hecho, estos lados opuestos podrían contener obras de arte muy relevantes y significativas que merecen mucha más atención. Los trípticos de Bosch se han vuelto tan famosos que, afortunadamente, sus trabajos en paneles exteriores han sido bien documentados y examinados, aunque esto puede deberse en parte a la obra relativamente pequeña que dejó el artista. Por lo general, los paneles se abrirían y estas alas exteriores no se verían, y algunos artistas las completaron en tonos de gris como una forma de subrayar su falta de prominencia en comparación con los paneles interiores. Sin embargo, ambos funcionaron de manera diferente y los convirtieron en una parte importante de la narrativa. esencialmente iniciando la historia que luego continuaría de izquierda a derecha a través de los paneles interiores abiertos. También los completaría en color como símbolo de la seriedad con la que los estaba tratando. Algunos de sus trípticos se romperían, dejando la obra de arte cerrada cortada por la mitad, pero afortunadamente muchos se han vuelto a unir desde entonces.

el vendedor ambulante

Esta obra de arte a veces se conoce como El vendedor ambulante o El caminante y el mismo tema vuelve a aparecer en otras partes de la carrera de este artista. Exámenes recientes de la obra de arte han revelado detalles debajo de la superficie, incluida una cruz que se agregó simbólicamente al camino del viajero, antes de ser pintada más tarde. La adición relataba cómo esta figura anciana estaba siguiendo los valores cristianos mientras seguía el camino, con el perro ladrando a su lado representando las distracciones que a veces hacen que las personas se desvíen del camino correcto. Detrás de él encontramos una serie de sutiles historias que advierten lo que les espera a quienes se desvían de la palabra de Dios, con los trabajadores del campo despreciando a su rebaño, dejando su ganado suelto en el caos. Igualmente, otra imagen muestra a un hombre siendo asaltado mientras está atado a un árbol, con los criminales buscando desesperadamente artículos de valor material, habiendo perdido su propia brújula moral. Una serie de huesos se muestran a lo largo del camino, que representan a aquellos que abandonaron el camino y, en consecuencia, se fueron. También hay un símbolo de la ejecución de Cristo a lo lejos, recordándonos la relevancia de la religión en esta pintura.

Fecha

El tríptico Haywain está fechado libremente en c. 1516. Muchos otros proyectos del artista tienen estimaciones mucho más amplias, lo que significa que debe haber más documentación disponible sobre este proyecto en particular. Lamentablemente, el artista falleció en el año de 1516, cuando tenía sesenta y tantos años. Por lo tanto, habría sido muy poco probable que se completara cualquier otro trabajo en esta pintura después de esa fecha, aparte de algunos toques finales de miembros de su estudio. También significa que estaba en el apogeo de sus poderes, así como de su evolución artística, en el momento en que se terminó esta pieza, ya que había cubierto algunos de los temas dentro de esta pieza varias veces. El propio Bosch desempeñó un papel importante dentro del Renacimiento del Norte, llegando en algún lugar entre Van Eyck y Bruegel el Viejo.

Ubicación

El tríptico completo permanece hoy en el Museo del Prado en Madrid, España, junto con otras obras de arte notables de Hieronymus Bosch. Lamentablemente, la pieza estuvo separada en sus paneles individuales durante varios años antes de volver a juntarse en 1914. El Escorial recibió inicialmente el tríptico en 1570 y hoy tiene una copia muy fiel de todo el tríptico cuya atribución propia ha sido reflexionada por los historiadores. por siglos. La naturaleza misma de la obra de arte (The Wayfarer) en las alas cerradas significa que si los tres paneles no se mostraran juntos, estaría incompleto. El Museo del Prado alberga una sala dedicada a su selección de pinturas de Bosch, con una serie de otras piezas de tres paneles junto a esta impresionante obra maestra. A pesar de su fama por el arte español, la institución'.

Medio

Hieronymus Bosch construyó cuidadosamente tres paneles de roble con bisagras que los unían antes de aplicar capas de aceite. Para que la imagen en los lados opuestos funcione de manera efectiva, las alas laterales deben tener el tamaño correcto y encontrarse cuando las puertas están cerradas. Bosch ya había trabajado en varios trípticos antes, por lo que este formato no era nada nuevo para él en esta etapa, y es posible que sus asistentes lo hayan ayudado en las tareas más laboriosas. El proyecto fue deconstruido en el siglo XIX tras ser comprado por el Marqués de Salamanca, antes de ser reconstruido a principios del siglo XX. No está claro si las bisagras existentes eran de la construcción original o parte de la tarea más reciente de volver a unir las tres obras de arte. Aquellos interesados en el Renacimiento europeo deben tener en cuenta que la pintura al óleo comenzó primero en las regiones del norte, y durante la carrera de Bosch, muchos italianos todavía usaban técnicas de fresco y témpera en su lugar. El Proyecto de Investigación y Conservación de Bosch descubrió nueva información sobre muchas de las pinturas de este artista hace relativamente poco tiempo, y ahora sabemos que el propio Bosch utilizó azurita, amarillo de plomo y estaño, bermellón y ocres como parte de una paleta bastante pequeña.